BorrowBits - ciencia y tecnología

El monstruo no nace, se hace…

… es más, el monstruo lo hacemos nosotros.

Esta mañana he podido leer, con una difusión más bien escasa, que Google unificará la política de privacidad de sus productos. Más que unificar una normativa por simplificarla, van a unificar todas sus fuentes de datos para ponerla al servicio de la propia compañía y de terceros.

Google Inc. se fundó el 4 de septiembre de 1998, a partir de la tesis  doctoral de Larry Page y Sergey Brin. Hoy en día es el mayor imperio en Internet. Su buscador, tiene una tasa de penetración superior al 90% en muchos paises occidentales:

En un crecimiento exponencial, de su fundación en 1998 ha pasado a tener unos ingresos de 23.651 millones de dolares en 2009. Con esta capacidad económica la expansión de la empresa ha sido total.

Por poner unos ejemplos de su poderío, en 2003 compró Blogger. En julio de 2004 compra Picasa. En octubre de 2006, Google adquirió por 1650 millones de dólares Youtube (≈80% cuota de mercado de video). En abril de 2007, compró DoubleClick por 3100 millones de dólares (junto con la propia Adwords y DoubleClick controlan  ≈60% del mercado publicitario de la red). En julio de 2007 compró Panoramio. En agosto de 2011 compra por 12500 millones de dólares Motorola. Estos son los ejemplos más sonados, pero la lista es interminable.

Además de las compras, los desarrollos propios como Gmail lanzado en 2004 (≈30% cuota de correo electrónico). Chrome (≈25% cuota de uso de navegadores). Android (≈50% de los nuevos móviles llevan este sistema). Podemos hacernos una idea del control de Internet que tiene esta empresa.

Tradicionalmente, tenemos una imagen positiva de esta compañía. Pero lo que era una ayuda para buscar información, que nos abría una puerta al mundo. Ahora puede ser el peor monstruo que hayamos creado. La corporación por excelencia.

La modificación y ‘simplificación’ de la política de privacidad y datos de todos sus usuarios registrados (titulares de cuentas de Gmail, Picasa, YouTube, Google+, y así “más de 60 políticas de privacidad) supone que la compañía podrá integrar todos los datos, cruzarlos y ‘aprender’ más de cada usuario. La compañía podrá comparar los datos introducidos por el usuario, como las preferencias de búsqueda, los hábitos personales basados en el correo, los contactos, el servicio de mensajería instantánea o los datos del calendario de Google con otros ‘ajenos’ a la voluntad del usuario (que se obtienen del mero uso de los servicios), como datos de registro (número de teléfono, dirección IP, modo de uso del servicio, ‘cookies’), datos de localización o información del dispositivo que usa. 

Si usamos Android,  si el usuario se introduce a través de una cuenta de Google para comprobar Gmail, por ejemplo, entonces la nueva política de privacidad permite rastrear casi cualquier cosa que haga el usuario con el teléfono: registrar el modelo, la versión del sistema operativo o información de la red móvil. De hecho, se podrá asociar el modelo o el número de teléfono con la cuenta de Google. También podrá registrar la duración de las llamadas, fecha y hora de las mismas, y direcciones IP.

Tenemos que mentalizarnos del problema que supone el cúmulo de datos por esta empresa. Actualmente, el objetivo de todos estos datos, es vendernos un producto adecuado a nuestros intereses. Básicamente es poner nuestra vida al servicio de terceros. Pero más que este negocio, lo que me preocupa verdaderamente es la adaptación de contenidos al usuario.

Si buscamos coche en Google y ven que hemos visitado la web de Greenpeace posiblemente nos sugieran en las primeras búsquedas las últimas noticias sobre el coche eléctrico. Pero y si en vez de sugestión pasamos a obligación?

Llegará el momento en el que sólo veamos lo que nos quieran poner, nos adapten las búsquedas, las noticias, la televisión, y nos escondan lo que no quieren que leamos.

Básicamente lo tienen todo. Google es el Dios 2.0, está omnipresente y tiene ojos que todo lo ven. Creo con sinceridad que en el purgatorio, San Pedro tendrá acceso a las bases de datos de Google. Para que en el juicio final, existan pruebas sólidas.

Puede que llegue el momento que la ventana al mundo que es Internet, se convierta en un muro opaco, construido sobre unos cimientos que nosotros mismos hemos puesto.

 

Alejandro

Oriundo de Zafarraya, ha estudiado Ingeniería de Telecomunicación en la Universidad de Granada y desarrollado su PFC en la Université de Nice-Sophia Antipolis. Actualmente trabaja como Responsable de Ventas en Mercamálaga, tras abandonar el mundo de la consultoría de negocio. - See more at: https://borrowbits.com/tripulacion/#sthash.7EyKlAsD.dpuf

3 comentarios

Suscríbete

¡Sácale el máximo partido a BBits!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir por email las nuevas publicaciones, si has leído y aceptas las Políticas de Privacidad, Cookies y Aviso Legal.

Recíbelo gratis al suscribirte

Webs amigas

  • Frikilogia.- Blog Multi-Tematico orientado a todos los campos del frikismo.
  • Meridiem90.tv.- Mira la TV gratis en HD. Canal Plus y Gol TV, todo el futbol desde tu navegador.
  • JITKey.- Startup enfocada en la gestión de alojamientos turísticos.

Bits del pasado

Síguenos en FB