Tecnología de corto alcance

Tecnología de corto alcance

Pensamos y tenemos interiorizado, que las comunicaciones están para acortar las distancias. Para poder hablar de una punta a otra del planeta. Para reducir el espacio físico, y sentirnos cerca de los demás. La distancia no sea un obstáculo. Satélites, fibras submarinas que cruzan océanos, sondas en Marte…

Pero yo creo que la siguiente revolución tecnológica en las comunicaciones está en el corto alcance. En los centímetros.

La respuesta a esta nueva necesidad de comunicación la solventan los sistemas RFID (Radio Frequency IDentification). RFID permite que un objeto con una etiqueta o transpondedor transmita su identidad a un lector o receptor.

RFID está implantada en multitud de sistemas: la tarjeta del metro, la biblioteca de tu barrio, el chip de perro, el detector de robo de tu chaqueta, en cajas de medicinas, el sensor del peaje,…

Es una tecnología que ha revolucionado el campo de la logística, con las proyecciones actuales, para el año 2015 un tag RFID pasivo (sin batería propia) costará alrededor de un céntimo de euro. Por lo que RFID  jubilará el código de barras en pro de una etiqueta que permitirá la lectura a una distancia corta. Simplemente con pasar el carro de la compra por el arco lector, tendremos nuestra factura con toda la compra. Podremos pagar con nuestra tarjeta de crédito, sin necesidad de sacarla del bolsillo. Es sólo un ejemplo del devenir en este campo.

Pero, ¿hasta donde puede llegar? La inclusión de etiquetas de corto alcance en nuestro entorno hace que, aunque no nos pongan el chip, estemos controlados de facto. Si la tecnología avanza como para incluir un lector rfid en el móvil. Éste lector podría saber que comemos leyendo las etiquetas de los envases, que ropa nos ponemos leyendo los chips de seguridad, que visitamos leyendo el emisor del contador de la luz en cada edificio, donde nos gusta salir,…

Estamos ante una tecnología invisible, que casi posiblemente ni detectemos, pero que posiblemente acabe atacando nuestra privacidad. Una revolución silenciosa que poco a poco entra en nuestras vidas.

Tenemos que exigir leyes para que se nos informe de cuando se está usando RFID, tenemos que exigir una tecnología que se desactive una vez que se ha cumplido el objetivo de la misma, tenemos que adelantarnos a los acontecimientos y posibilitar el desarrollo sin mermar nuestra privacidad.

 

Previous Crea buenos contenidos, el SEO llegará sólo
Next ¿Cómo es una etiqueta RFID?

About author

Alejandro
Alejandro 28 posts

Oriundo de Zafarraya, ha estudiado Ingeniería de Telecomunicación en la Universidad de Granada y desarrollado su PFC en la Université de Nice-Sophia Antipolis. Actualmente trabaja como Responsable de Ventas en Mercamálaga, tras abandonar el mundo de la consultoría de negocio. - See more at: https://borrowbits.com/tripulacion/#sthash.7EyKlAsD.dpuf

You might also like

Tecnologia & Ciencia 2 Comentarios

Vota por nuestro proyecto en el BBVA Open Talent

Borrowbits presentó ayer su start-up en el concurso BBVA Open Talent & Red Innova 2012 bajo el nombre de proyecto Pyxin‘. Pyxin‘ es – o pretende ser – una red

Mountain Bike, la mejor App para tu bici.

Ahora que está empezando el buen tiempo y para completar la operación bikini, qué mejor que salir con la bici a hacer rutas y sudar la gota gorda! Esto es

Tecnologia & Ciencia 3 Comentarios

Todo lo que debes saber sobre Cisco CCNA [I]

En las siguientes líneas y en los artículos sucesivos se pretende responder las FAQ y aclarar las dudas a aquellas personas interesadas en obtener el certificado CCNA de Cisco Systems.

4 Comentarios

  1. Alejandro
    febrero 17, 00:03 Reply

    Buenas rpoza, mañana escribiré otro artículo explicando los fundamentos técnicos y físicos para que los tags RFID funcionen. Así te quedará más claro cuanto de realidad tiene lo que comentas.

    Saludos!

  2. rpoza
    febrero 16, 20:10 Reply

    Hace poco, me comentaron una nueva aplicación de RFID que me pareció bastante curiosa. Se utiliza, por lo que se, en almacenes/cajas fuertes de algunas de las instalaciones militares de mayor seguridad y es un método “antirrobo”.
    El funcionamiento consiste en que cada vez que alguien accede a la parte delicada de dichas instalaciones es rociado, sin que se de cuenta, con un spray que contiene RFID minúsculos (creo que activos, no pasivos) de forma que al rociarse el spray se avisa a la seguridad de ese sitio de que alguien ha sido rociado. De forma que si ellos ven que alguien ha entrado y no debería entrar en ese momento nadie, se activa la geolocalización por satelite de esos RFID (de ahí lo de que sean activos, para poder alcanzar la comunicación hasta kilómetros) y se avisa a toda la seguridad disponible para que intercepten al ladrón una vez ya se encuentra fuera de las instalaciones y piensa que está a salvo por no haber sido alarmado durante el robo.
    Aun que no se como se recargan las RFID activas, me parece un método curioso/peligroso de geolocalización, ya que seguro que en algún momento llega al mercado algún producto antivioladores o algo para que les rocies con el spray y puedan ser detenidos pero…a la inversa, es peligroso. Que un malhechor te rocie para seguirte en la distancia y atacarte cuando seas vulnerable/ no estes en casa.

Deja un comentario