Pau García-Milà, ¿fraude o héroe?

Pau García-Milà, ¿fraude o héroe?

pau garcia mila

La primera vez que supe de la existencia de Pau García-Milà fue hace 5 años mientras cenaba un bocadillo delante de la tele. El presentador catalán Andreu Buenafuente, en su programa homónimo, entrevistaba a un chaval muy resuelto, de mi edad, que había saltado a la fama tras desarrollar EyeOS, un escritorio en la nube que más tarde fue adquirido por Telefónica, y que a estas alturas todo el mundo conoce .

En aquel momento su historia me resonó mucho, ya que apenas un par de días antes yo mismo había afrontado mi primer fracaso como emprendedor newbie, en un concurso local de emprendimiento.

Una historia común de un fracaso cualquiera

Nuestro proyecto consistía en una red social terapéutica que ayudaría a miles de personas con problemas de autismo, pero la realimentación que obtuvimos por parte del jurado fueron unas cuantas palabras de ánimo y algunas sonrisas condescendientes. Por lo visto, nuestra idea no era lo bastante buena. Ni rentable. Al terminar nuestra presentación, uno de los miembros del jurado salió en nuestra búsqueda, a hurtadillas, con el pretexto de echar un cigarro: “No os vayáis todavía, chicos“. Nuestras caras debieron de iluminarse de pura esperanza. Entonces el tipo deslizó en mi mano una tarjeta de visita: “Soy gerente de una aceleradora de startups, llamadme y os haré un descuentillo“. En un primer momento aquello nos pareció un gesto halagador; más tarde concluimos que no sólo no habíamos ganado el concurso, sino que seguíamos sin blanca y aún, uno de los miembros del jurado pretendía cobrarnos para que lleváramos a cabo una idea que justo cinco minutos antes él mismo había invalidado …

Las ideas no las pueden juzgar las personas

Como decía, en aquellos instantes de mi vida masticaba la derrota en mi insípido bocadillo. Por ello, cuando vi a Pau tratando de relativizar el fracaso en un programa de televisión, lo primero que pensé fue: “Es fácil reírse del fracaso una vez has llegado a la cima“. Sin embargo, sus fuertes convicciones sobre el éxito y el fracaso me hicieron recuperar la fe. Como en alguna ocasión él mismo sentenció, “las ideas no las pueden juzgar las personas, sólo el tiempo puede hacerlo“. Tuve que seguir su trayectoria para darme cuenta de que este emprendedor hacía algo más que infravalorar el fracaso: para él era una parte esencial del juego; sin algunos fracasos en la mochila, era imposible ganar. Su actitud ganadora e inquebrantable sigue siendo, cinco años después, una inspiración para todos.

Bueno, para casi todos…

Pau, ¿fraude o héroe? 

De un tiempo a esta parte, la prensa se ha hecho eco de los logros de Pau García-Milà: desde el lanzamiento de EyeOS, pasando por la publicación de cuatro libros o su último proyecto empresarial, Idea Foster, una “materializadora” de ideas. Sin embargo he observado que un sector de la prensa (y de la opinión pública) prefiere acusarle de falso emprendedor, vendedor de humo e incluso de fracasado, especialmente a raíz del cierre de su red social, Bananity.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué la gente se regocija en el fracaso ajeno, y en cambio todo éxito les parece inmerecido o sospechoso?

El otro día os hablábamos de esto en nuestro primer podcast, y creo que el caso de Pau García-Milà es un excelente ejemplo.

La envidia es un sentimiento instintivo y complicado, que además despierta complejos de inferioridad. ¿Por qué? Porque todos somos conscientes de que tenemos que esforzarnos más, salir de nuestra zona de confort y planificar nuestras metas. Ir más allá del “me gustaría”; concretamente a mí me parece que España es un país de “me gustaría”…

Por su parte, Pau suele decir que España es un país de “te lo dije”: país fantástico para tener una idea, pero pésimo para contarlas. La respuesta suele ser la misma: “te la vas a pegar”.

“Te lo dije”

¿Por qué España trata tan mal a sus emprendedores? Y ya no pregunto sólo en un sentido moral, sino en un sentido institucional. Aunque la cosa ha mejorado un poco en los últimos años (por ejemplo, con la famosa tarifa plana de 50 euros), España sigue siendo uno de los países europeos donde existen más barreras administrativas y económicas a la hora de montar una empresa desde cero (por cierto, en breve publicaremos una breve guía para emprender en Alemania, si te interesa suscríbete y te aviso).

Tal y como defiende el polémico reportero Nicholas Wade, las instituciones de un país son un reflejo de sus ciudadanos y de su cultura. Y ésta última es, a su vez, un reflejo de su lenguaje.

En uno de sus discursos (ahora no recuerdo cuál), Pau reflexionaba sobre el significado de la palabra “fracaso“. En castellano, ésta arrastra una fuerte connotación de derrota aplastante y humillante. Si fracasas, te conviertes de forma automática en un fracasado. Conozco casos cercanos de empresarios que, después de pasar por un concurso de acreedores, nunca más han logrado encontrar financiación en España.

Y es por eso que, ante un fracaso, la presión del entorno es prácticamente insoportable: “Te dije que te la ibas a pegar, mejor sácate esas oposiciones“. ¿A quién le sorprende, pues, que en España a partir del quinto fracaso tan sólo vuelva a intentarlo el 4% de los emprendedores (frente al 26% de EEUU)?

Triunfar fracasando

Lo más triste de todo esto, es que el porcentaje de éxito está muy correlacionado con el porcentaje de fracasos. Cuando a Thomas Edison le recordaron que había fracaso mil veces antes de dar con el filamento de tungsteno, respondió: “No fracasé, simplemente he descubierto 999 formas de cómo no fabricar una bombilla“.

Es aquí donde está la diferencia entre unos y otros, y es aquí precisamente donde la figura de Pau, su pasión por las ideas y las enseñanzas que comparte en sus conferencias, le hacen posicionarse, desde mi punto de vista, como un “héroe del fracaso” y no cómo ese “héroe fracasado” que tan a menudo nos quieren vender.

Previous ¿Dónde encontrar inspiración para escribir? Incluye ejemplos
Next ¿Qué hacer si te persigue un vehículo?

About author

Angel
Angel 161 posts

Creció viendo McGyver y ya de niño tenía muy claro en qué quería convertirse: inventor. Supuso que estudiar Ingeniería de Telecomunicación sería un buen camino para ello. Emprendedor y aventurero, bajo los circuitos y transistores le late un corazón de escritor.

You might also like

E-conomía

Ordenadores para todo tipo de bolsillos

Estás tan tranquilamente navegando por Internet o haciendo la compra online cuando, de repente, comienzas a oler a quemado… ¡El portátil se ha estropeado! La placa base, el disco duro,

Motivación 1Comments

Developer Angel, una interesante forma de invertir en una Start-up

El otro día estuvimos charlando un buen rato con @miguelfc (CEO de Spiral Startups) sobre un problema muy recurrente a la hora de poner en marcha una empresa innovadora de base tecnológica:

Cuantifica y controla los gastos, ¡que vienen solos!…

Cuando nos enfrentamos a un proyecto empresarial o de emprendimiento, todos pensamos en los ingresos que vamos a conseguir. En cómo nuestro proyecto encajará en el mercado. En si tenemos

E-conomía 0 Comments

Airbnb y la economía compartida: ¿una fuente de ingresos para el futuro?

Desde 2008, Airbnb está cambiando la forma en la que organizamos nuestros viajes. ¿Quién quiere gastarse ya “las perras” en una claustrofóbica habitación de hotel? Con este popular servicio puedes reservar una casa

Opinión 19 Comments

Confesiones de un estudiante de ingeniería desengañado (y cabreado)

Nos prometieron El Dorado. Nos convencieron de que nuestro trabajo como Señores Ingenieros (a.k.a Masters del Universo), consistiría en arrugar nuestros elegantes culos tras una lujosa mesa de caoba. Que sólo

E-conomía 1Comments

La clave del éxito de Twitter: publicidad viral y gratuita

La popularidad cosechada por Twitter en los últimos años es indiscutible y según las últimas cifras que han presentado a la SEC ( Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos) ya

Los 4 pilares básicos de un MBA

¿Qué se estudia en un MBA? En este artículo analizábamos las diferentes opciones para hacer un máster en Málaga desde el punto de vista del coste de la matrícula y

E-conomía 1Comments

El camino de la e-PYME para sobrevivir en Internet

Durante muchos años, uno de los argumentos de venta más repetidos por las agencias de marketing ha sido el siguiente: “si no tienes presencia en Internet, no existes”. Hoy día

E-conomía 2 Comments

Nichos de mercado: cómo saber si tu idea es viable

El factor más importante puede pasar desapercibido, y se esconde tras la siguiente pregunta: ¿Habrá gente interesada? Puede que te estés planteando montar una página web para dar un servicio,

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Reply